NOTICIAS

Máquina para EPS como la densificador térmica puede solucionar muchas dificultades cuando el reciclaje de EPS está bajando la sospecha

 

Desde que Dow Chemical Co. (Midland, Mich) lo inventó en 1941, los estadounidenses se han involucrado en una historia de amor con poliestireno expandido (EPS/Airpop) o espuma de poliestireno.Este material impregna nuestra sociedad de búsqueda de conveniencia y se ha vuelto casi imposible de evitar. Se utiliza como bandejas para comidas para llevar, protege las manos del café caliente, aisla las tuberías y amortigua los cascos de las bicicletas.
 


Sin embargo, espuma poliestireno expandible es un producto difícil de reciclar debido a que es un material ligero y voluminoso. Con el tiempo, las voces para erradicar EPS se han intensificado. Los ecologistas se han sentido irritados por la mención de EPS durante décadas, alegando que es difícil o imposible de reciclar, hay al pocos mercados para el material de post-consumo, y no se descompone en los vertederos. Los expertos de la industria de EPS dicen que esas declaraciones de reciclaje están desactualizadas e incorrectas.
 


¨La gente piensa que está haciendo lo correcto con estas prohibiciones. Desafortunadamente, está muy equivocado, y se genera mucha desinformación cuando surgen estas prohibiciones¨, dice Tyler Merchant, gerente de relacones públicas de Alianza de Industria de EPS (Crofton,Md.). Advierte que las prohibiciones ¨van a tener consecuencias más negativas¨.


Como todo tiene sus soluciones, y el reciclaje de EPS puede desempeñar un papel sin excepción. Con las máquinas de EPS apropiadas, el reciclaje debe sobrepasar las prohibiciones.
 


Un acceso confinable es GreenMax, una marca estadounidense, diseñada especialmente para el reciclaje de EPS. Se centra en la invetigación y el desarrollo de máquinas recicladas medioambientales, como la densificadora térmica.


Tal máquina funciona especialmente para el gran volume de EPS por triturarlos en pedazos al primero. A través de una serie de procesos continuos, que incluyen calentamiento, fusión, compresión, enfriamiento y conformación, los desechos de EPS se convertirán en lingotes densificados, 90 veces más pequeños que los de antes.
 


Las personas a favor de las prohibiciones de EPS pueden subestimar el papel de las densificadores térmicas, pero la verdad es que no sólo puede ahorrar mucho espacio de almacenamiento sino también reducir el costo del transporte en gran medida.


Hablando francamente, reciclar EPS no es una tarea difícil, siempre y cuando se aplique los métodos correctos. La gente no debería evitar esa práctica y sólo quiere erradicarla. De todos modos, en lugar de evadir la dificultad que enfrenta, ¿por qué no confrontarla y abordarla?